h1

Museo de la Evolución

05/02/2010

Museo de la Evolución

 

Este museo, que se construye en Burgos, nace vinculado a la necesidad de conservar, inventariar y divulgar los restos arqueológicos procedentes de los yacimientos de la Sierra de Atapuerca, y se convertirá en un referente internacional en relación con el proceso evolutivo del hombre en sus aspectos ecológicos, biológicos y culturales en secuencia cronológica

El proyecto contempla tres edificios: el Museo de la Evolución Humana, el Palacio de Exposiciones y Congresos y Auditorio y el Centro de Investigaciones Arqueológicas.

Futura visión del Museo de la Evolución

Anuncios
h1

Fiestas

05/02/2010

Fiestas

  • San Lesmes:

 Se celebra siempre el domingo más cercano al 30 de enero. Fiesta en la que se honra al patrono de la ciudad S. Lesmes, personaje que de la mano del rey Alfonso VI llegó a Burgos y dedicó su vida al cuidado de los peregrinos del Camino de Santiago en el Monasterio de San Juan, del cual fue abad.                                                                                                                              Su origen francés propició el hermanamiento de Burgos con su localidad natal: Loudun, de la que una representación de autoridades de esta población se desplaza por unos días para vivir esta fiesta.
El día de San Lesmes la corporación municipal junto con autoridades invitadas de Loudun se desplazan escoltados por guardias de gala desde la Casa Consistorial hasta la Iglesia de San Lesmes, acompañados de los Gigantillos y grupos folclóricos. Ya en el templo, el Alcalde como máxima autoridad municipal y en representación de todos los burgaleses ofrece un cirio y los tradicionales panecillos al Santo.
Tras el acto religioso la fiesta continúa en la Plaza de San Juan en la que se degustan el chorizo, la morcilla, el vino y los famosos panecillos que se ofrecen al santo.
En esta fiesta se reafirman los lazos con las localidades hermanadas con Burgos.
Conciertos, exposiciones y manifestaciones culturales y deportivas se suceden en los días anteriores y posteriores a la celebración de la fiesta. 

  • Curpillos:

La Fiesta del Curpillos es la celebración más tradicional de cuantas existen en nuestra ciudad. Se celebra el viernes siguiente al Corpus.                                                                                                                                                                                                       Su origen se remonta al hecho histórico de la Batalla de las Navas de Tolosa, la más importante de las acciones bélicas de la Reconquista, librada en el año 1212. En ella las tropas cristianas mandadas por el rey castellano, Alfonso VIII, derrotaron completamente a los árabes, abriendo así  a Castilla todo el sur de la península y preservando España y Portugal para la cultura occidental y cristiana.                                                                                                                                                  Entre los diversos acontecimientos de la batalla resultó, según cuentan las crónicas, especialmente significativa, la conquista por el rey castellano del pendón que guardaba la entrada de la tienda del jefe moro Miramamolín.               Como quiera que Alfonso VIII, vinculado a Burgos, había fundado ya en 1187 el Real Monasterio de las Huelgas, con voluntad expresa de ser enterrado en él con su esposa Leonor de Inglaterra, resulta lógico que hiciera traer aquí el famoso pendón.                                                                                                                                                                                                              En agradecimiento a Dios por el éxito de la batalla, y en conmemoración por tan importante triunfo, el pueblo burgalés presidido por sus primeras autoridades militares, religiosas y civiles acostumbró desde tiempo inmemorial a exhibir y pasear tan valioso trofeo, acompañando la procesión del Santísimo. La cita anual quedó fijada para el viernes siguiente al Día del Corpus Cristi. En esa fecha la primera autoridad existente en la Ciudad porta el llamado Pendón de las Navas, actualmente sustituido por una reproducción, para no dañar el original. Después de las celebraciones institucionales y religiosas los gigantillos, gigantones y danzantes ofrecen sus típicos bailes en el compás de Adentro.                                        La fiesta de completa con una multitudinaria jira campestre en el parque de El Parral, el más antiguo de los parques de Burgos, situado entre el monasterio de Las Huelgas y el Hospital del Rey, fundación también de Alfonso VIII. La fuerza de la tradición obligó al Ayuntamiento a declarar el Curpillos en 1953, media jornada festiva y posteriormente que el día fuese enteramente festivo.                                                                                                                                                                               Con todos los ingredientes de la tradición ancestral y de la romería, con el bullicio de peñas, blusas, dulzaineros, grupos de danzas, charangas y sociedades recreativas, la degustación de los numerosos productos de la tierra y la participación masiva del pueblo burgalés, la fiesta está servida.

 

 

  • San Pedro y San Pablo: 

Durante las fiestas mayores de San Pedro y San Pablo cuya duración oscila entre los 7 y 10 días, la ciudad se transforma y se engalana trasladando a la calle multitud de actos culturales y festivos, muchos de ellos cargados de tradición.
Hasta 1873 las fiestas mayores de la ciudad se venían celebrando en el mes de septiembre, una vez finalizadas las labores del campo y coincidiendo con la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.
Es a partir de ese año cuando se nombra una Comisión de Festejos y se adopta el acuerdo de trasladarlas al mes de junio, aludiendo los siguientes motivos:
“…. por haber considerado la Corporación que existen más probabilidades de que vengan en esta época espectadores forasteros a consecuencia de la mayor seguridad en el buen temporal y ser éstas las primeras funciones que acaso se celebren en Castilla, que no esperando al mes de Septiembre, que es la estación de las lluvias y en cuya época se han verificado ya multitud de fiestas en todas las ciudades limítrofes.”
Hoy en día las fiestas cuentan con un programa de actividades variado y adecuado a cada sector de la población.
Entre los actos más tradicionales hay que destacar:
– Feria de “De tapas por Burgos”
• Pregón y proclamación de las reinas el día de inicio de las fiestas
• Ofrenda de Flores a la patrona de la ciudad, Santa María la Mayor
• Cabalgata
• Interpretación del Himno a Burgos en el paseo del Espolón                                                                                  
• Bailes de gigantillos, gigantones y danzantes por las calles de la ciudad

GIGANTILLOS Y GIGANTONES

Los gigantillos son dos simpáticos personajes populares de cartón piedra que desfilan durante las fiestas de la ciudad. Creados en 1899, un incendio les destruye en el año 1973 siendo recuperados más tarde por iniciativa del Ayuntamiento. Representan una pareja serrana de 2,40 metros de altura y 60 Kg. de peso. El gigantillo viste amplia capa parda, ancho sombrero velludo, camisa blanca y lleva en la mano una vara de fresno. La gigantilla viste jubón abierto, con cuello y manga de terciopelo, Chambra blanca con falda de vuelo de colores pardos, delantal largo, mantón serrano y enjoyada con pendientes de bolas a juego con el collar del que pende una cruz. El contoneo de la gigantilla al andar y su gracioso baile junto al gigantillo animan los pasacalles del Corpus, Curpillos y fiestas de San Pedro convirtiéndoles en unos de los personajes más entrañables de Burgos.

Los gigantones son cinco parejas componen los gigantones simbolizando en ellos las distintas razas del mundo. Al igual que los Gigantillos sufrieron la destrucción del fuego en 1973. Su altura varía entre los 3,76 y 4 m. y su peso entre los 60 y 72 Kg. Las parejas de gigantones se incrementaron en 1984 al introducirse la Gigantona Doña Jimena y el Gigantón el Cid.

 

h1

Plaza Mayor

04/02/2010

Plaza Mayor

Primeramente llamada plaza de mercados semanales,concedidos por los reyes Fernando el Católico y Carlos I,lo que convirtió en el mayor centro de actividad comercial de Burgos.En ella se abría la Puerta de las Carretas,por donde entraban los carros a los mercados que abastecían la ciudad y en su contorno se distribuían los puestos de venta,bajo los soportales que rodean la plaza.
En el siglo XVIII, año 1784, se inician las obras de construcción de nuevo Ayuntamiento sobre la antigua muralla, en estilo clasicista, según proyecto del arquitecto burgalés Fernando González de Lara y corregido por Ventura Rodriguez.
Su inaguración en 1791,tuvo consecuencias de gran calado que supusieron la definitiva implantación como centro administrativo de la Ciudad.Se derribó la puerta de las Carretas y la muralla contigua,dando luz verde para que se fueran construyendo nuevos edificios alineados en el entorno de la plaza con fachadas porticadas.De esta manera quedaba al sur,fuera de la muralla y junto al río y el paseo, la carretera que unía Francia con Madrid y al norte el espacio mercantil.

Numerosas han sido las denominaciones y reformas de esta plaza que hoy conocemos como Plaza Mayor.

Su edificación más notable es la Casa Consistorial, obra neoclásica del siglo XVIII realizado por González de Lara. La estatua de Carlos III que la preside fue erigida en 1774.

h1

Paseo del Espolón

04/02/2010

Paseo del Espolón

 

 

Es el más céntrico y popular de todos los paseos de Burgos. Está situado en la margen derecha del Arlanzón.

Se fue formando desde finales del siglo XVIII y a lo largo del siglo XIX con sucesivas intervenciones urbanísticas siempre con criterios de asueto ciudadano y según el gusto histórico de la época.

Todo esto ha hecho que el lugar se haya configurado como un lugar de especial encanto.

h1

Gastronomía

04/02/2010

Gastronomía

Sopa castellana:

Una cosa es la sopa de ajo y otra la sopa castellana, que desde luego, tiene ajo, pero también otras cosas, como por ejemplo, una punta de jamón, huevos, chorizo, morcilla, aceite, pimentón y sal. Y que no se nos olvide el pan ni la cazuela de barro para hacer las sopas y servirlas.
Es plato muy apreciado en Burgos, sobre todo en el invierno. da color a la cara y calor al cuerpo, y , desde luego sabor al paladar.
 
 
 
Morcilla de Burgos:
Los Ingredientes de la morcilla son varios, entre ellos al arroz, la cebolla y otras pequeñas “delicias” como la pimienta negra molida, sal y manteca, aparte de un componente de sangre de cerdo, todo lo cual se embute en una tripa del mismo animal, que frita, cocida o asada tiene también sus adeptos.
 
 
 
Cordero/Lechazo:
El cordero se puede cocinar de muchas formas, pero en tierra de asados habrá que meterle en el horno para mejor saborear su delicada carne, que en Burgos suele ser lechal, es decir de las crías que todavía maman, y, a ser posible, de las que al pastar “oyen” las campanadas de la catedral, o sea de aquí al lado.
Si calentamos el horno con sarmientos y leña, mejor todavía. y si alguno las prefiere, puede apuntarse a las chuletillas, que tampoco irá mal servido.
 
Olla podrida:
Ante la olla podrida o “poderida”, tantos y tales son sus ingredientes, hay que descubrirse. Su principal fundamento son las alubias rojas de Ibeas, un pueblecito cercano a Burgos que las produce con calidad rayana en lo sublime. Admite la olla el chorizo, morcilla, oreja, patas, costillas de cerdo adobadas, tocino de hebra y hasta cecina de vaca si el cocinero lo cree conveniente.
Las carnes se servirán aparte acompañadas de guindillas, pimientos o cebollas escabechadas.
 
Truchas:
Son extraordinarias las truchas de Burgos y han cobrado merecida fama en la apreciación de los entendidos. Entre las numerosas formas de prepararlas destacan las recetas en las que predomina el jamón, si bien también se cocinan al horno, con almendras o escabechadas, las últimas de las cuales gozan de gran fervor popular, tal es el sabor que las prestan las zanahorias, el vinagre, el laurel, el ajo y demás componentes que emplean los cocineros.
 
 
Queso de Burgos:
No es igual decir queso, que queso de Burgos, cuya producción no se limita, por otra parte, al queso blando exclusivamente, sino también a otros más conscientes, duros y secos o en aceite, que en todo caso están “para comérselos”, pues para eso nacieron.
Al queso blando cuando se le añaden miel y nueces, se convierte en el postre del abuelo, fórmula “made in Burgos” con marchamo internacional.
Estos platos son los más importantes, pero no nos tenemos que olvidar de las cuajadas, las yemas de Burgos y el buen vino, como es el Ribera del Duero.

 

 

 

h1

Casa del Cordón

04/02/2010

Casa del Cordón

El Palacio de los Condestables de Castilla conocido popularmente como Casa del Cordón. Denominada así por el cordón franciscano que enmarca su portada principal como un nexo entre los escudos nobiliarios. Fue mandada construir por los Condestables de Castilla. Su núcleo original es del siglo XV y se le atribuye a Simón de Colonia aunque con el paso del tiempo ha sufrido una serie de transformaciones.

El palacio cuenta con una ilustre historia. Aquí recibieron los Reyes Católicos a Colón a su regreso de su segundo viaje a América, aquí se reunieron las Cortes en 1515 para acordar la unión de Navarra con Castilla, aquí se alojaron todos los Austrias.

El edificio constituye la mejor muestra de la arquitectura civil burgalesa, y en él destaca su fachada, con dos torres cuadrangulares que flanquean un baluarte de pináculos y su claustro.

Rehabilitada en los años 90, actualmente es sede de una entidad bancaria. Se puede visitar el patio en el horario de la oficina bancaria que lo ocupa.

h1

Teatro Principal

04/02/2010

Teatro Principal

El Teatro Principal de Burgos es un gran edificio exento situado al comienzo del Paseo del Espolón, frente al palacio de la Diputación Provincial. De estilo isabelino, su construcción comenzó en 1843 bajo la dirección de Francisco de Angoitia y fue inaugurado en 1858. Desde su inauguración y hasta 1956 albergó gran número de conciertos y espectáculos. En el mismo edificio se encontraba el llamado Salón de Recreo, que aún se conserva. Tras la reforma de 1997, realizada bajo la dirección del arquitecto José María Pérez González, el edificio ha recuperado una variada programación de danza, teatro y música dependiente del Instituto Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Burgos.

En el mismo edificio hay una biblioteca, una sala de exposiciones y una sala de conferencias, la Sala Polisón.